lainformacion.comMotor

Practicopedia > Categorías > Motor > Coches > Cómo cuidar la carrocería de nuestro coche

Cómo cuidar la carrocería de nuestro coche

Cuidados básicos que necesita nuestra carrocería

G2J_SPGTalleres_limpiar-carroceria_0.jpeg
FOTO: SPG Talleres

29/03/2017 por: AitanaGarciaUriarte

Un coche es una de nuestras propiedades más queridas: no se trata solo de que suponga relativamente una alta inversión, sino que también refleja el carácter personal de cada uno de nosotros. Desde la elección de la marca y modelo hasta el color de la carrocería, pasando por su uso práctico como herramienta de ocio o como medio de transporte para ir al trabajo, hacen que queramos mimar nuestro vehículo como una codiciada posesión.

 

Esos “mimos” pasan desde tener los componentes que permiten su funcionamiento en perfecto estado, “tunear” sus extras para hacerlo más cómodo ante nuestras necesidades y pasar con cierta frecuencia por el taller mecánico de chapa y pintura para que siempre luzca como nuevo pero, ¿cómo podemos conseguir este efecto en nuestro día a día?, ¿cuáles son los cuidados básicos que necesita nuestra carrocería? 

  1. 1 Cuidado donde aparcas

    Los nervios por encontrar una plaza de parking nos puede llevar a tomar malas decisiones que se traducen en un deterioro mayor de la pintura y la superficie de nuestro vehículo.

    Así, conviene que en verano o en lugares muy cálidos no lo expongamos a pleno sol, sobre todo en las horas centrales del día. Tampoco conviene aparcarlo debajo de árboles demasiado frondosos, ya que a pesar de la apetecible sombra que proyectan, suelen ser un lugar donde proliferan los nidos de pájaro, cuyos excrementos son los mayores causantes de corrosión.

    Otro de los lugares a evitar son los fanguizales o explanadas de tierra, ya que la arena y el barro rayan mucho más de lo que puedas pensar. Por último, evita las aglomeraciones (zonas de parking muy frecuentadas o con alto tránsito de vehículos), ya que el afán por aparcar de otros conductores puede llevarles a hacerlo demasiado cerca del nuestro y rayarlo o causarle una abolladura por la incorrecta apertura de la puerta.

  2. 2 Repasa la pintura pero siempre acude a un profesional

    En el mercado existen varios kit, tanto de reparación de arañazos como de abrillantado, pinceles de retoque, etc. Incluso pintura para discos de freno. Estas herramientas pueden resultar útiles para disimular pequeños espacios o embellecerlos, pero en su totalidad, debemos recordar que la pintura no solo ofrece un acabado visualmente atractivo, sino que también tiene una función protectora que evita que en los componentes internos tras la chapa produzcan efectos indeseados como la oxidación o la corrosión.

    Por ello, antes que ponernos a “tunear” nosotros mismos nuestro vehículo por ahorrar o por darle un toque personal, debemos dejar estas tareas en manos de profesionales para que en ningún momento se ponga en riesgo la capa protectora que aporta la pintura de serie del coche.

  3. 3 Lávalo con frecuencia y con productos específicos

    Tanto el polvo, la concentración de suciedad, como los detergentes abrasivos son grandes causantes de la pérdida de brillo y el desgaste de la pintura. Por ello, conviene que no dejemos que los agentes externos se acumulen en su superficie y retirarlos con productos especiales que cuiden y potencien el acabado de nuestro coche.

    Lo ideal es que se limpie una vez a la semana, pero con una vez al mes puede ser suficiente.

  4. 4 Dar cera, pulir cera

    Esta mítica y cinematográfica frase es la guinda del pastel a un cuidado y acabado perfecto para lucir un coche de presencia impoluta. Podemos hacerlo nosotros mismos o en un taller de chapa y pintura donde puedan aplicarle otros cuidados al menos una vez al año.

 

Deja tu comentario

Normas de uso

Aviso legal

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.